5 de mayo de 2008

Joven roba carro con bebé adentro

Título: Tsotsi (2005)
País: África del Sur
Idiomas: afrikaans, xhosa, zulu e inglés (subtítulos en español e inglés)
Géneros: Drama/acción
Ocasión: Cuando estás preparado/a para ver una historia de pobreza y violencia cruda
Dónde se consigue: Blockbuster, Netflix, Amazon Marketplace

Resumen

Un joven criminal que vive en los ghettos de Johannesburgo, África del Sur, se roba un carro de los suburbios sin saber que dentro hay un bebé. Durante 6 días, el muchacho se hace cargo del bebé vacilando entre su vida criminal y sus instintos paternales.

Reseña

Antes que nada, perdonen la ausencia, ¡pero el trabajo no perdona! He decidido comenzar este segundo periodo de reseñas con una película que recibió bastante atención hace algunos años. Tsotsi ganó el Oscar a la mejor película extranjera y, así mismo, recibió 13 otros premios internacionales. El filme es producto de una industria cinematográfica naciente de África del Sur. Según he leído de algunos comentaristas surafricanos, Tsotsi marca un nuevo momento de sofisticación en el cine de ese país.

A Tsotsi la comparan con otro clásico contemporáneo de la violencia cruda en barrios pobres del mundo, Cidade de Deus (Ciudad de Dios). Efectivamente, la estética de ambas películas se parece: predominan los colores tierra, la oscuridad, las casuchas mal hechas. Además, ambas son crudas y sin tapujos. Sin embargo, la historia de Tsotsi tiene un toque mucho más personal que Ciudad de Dios. En Tsotsi el conflicto más grande parecería ser interno. El bebé obliga al joven a confrontarse a sí mismo… a mirar la vida que tiene y la vida que quisiera tener.

Habría que hablar, además, de la actuación de Presley Chweneyagae. El actor es responsable por parte de la emoción poderosa que emite este filme. Un pedazo, substancial, de su papel no tiene palabras. Esto implica que mucha de su actuación es física. A lo largo del largometraje, Chweneyagae mantiene un gesto duro que hace que el/la espectador/a le tenga miedo y se pueda solidarizar, quizá, son sus víctimas. Sin embargo, a la misma vez, logra demostrar una ternura muy sutil que nos hace cuestionarnos nuestro primer juicio.

Tsotsi, como Ciudad de Dios, nos muestra el mundo cruel de la violencia en estos ghettos. Sin embargo, estas películas no existen para reforzar nuestros estereotipos de estos lugares, sino para entender mejor las situaciones. Aquí vemos cómo muchos de estos muchachos tienen que convertirse en hombres a las malas y cómo “ser un hombre”, en muchas ocasiones, se traduce a hacer lo necesario para sobrevivir. Aunque la actitud de falta de respeto a la vida que tienen los personajes nos parece imperdonable, habría que pensar que ellos están haciendo exactamente lo que el mundo les ha enseñado. En este mundo capitalista, la ley de oro es “el más fuerte sobrevive”. En estas películas, entonces, nos muestran cómo se lleva esa ley a su etapa más extrema, más cruel. La actitud de desprecio por la vida es paralela a la actitud de los desarrollistas que no tienen ningún respeto por el ambiente, ni por los pequeños negociantes. Es paralela, igualmente, a la actitud de aquellos gángsters de cuello blanco que se roban el dinero que le toca al pueblo para vivir mejor. Al fin y al cabo, ha sido esta misma actitud de “el más fuerte sobrevive” de parte del mundo la que ha dejado que estas personas vivan en casas de tierra, sin agua potable, enfermos y sin servicios decentes. ¿Por qué habríamos de pedirles respeto a ellos, si nosotros nunca se lo hemos dado?

En fin, Tsotsi es una película cruda, violenta y, desafortunadamente, muy realista. Es buena para salir de la enajenación que tenemos en cuanto al resto del mundo.

Cortos

Tags de

2 comentarios:

jc dijo...

"Sin embargo, estas películas no existen para reforzar nuestros estereotipos de estos lugares, sino para entender mejor las situaciones." Creo que este mensaje hay que decirlo en voz bien alta para que se escuche. Precisamente ésa es una de las funciones del arte en general:problematizar, enfrentarnos a las sutilezas y ayudarnos a contextualizar. Por eso hay que oír más a los/as artistas y menos a los/as políticos/as; pero por eso también es que la sociedad en general se ha dedicado a neutralizar, invisibilizar o a convertir en objeto de lujo ( como una cartera de marca o un carro lujoso)el arte.

RaFe dijo...

Ahhh definitivamente... de hecho, esa es una de las pugnas mas calientes en estas areas de estudio: como el capitalismo le ha tratado de robar el elemento sedicioso, revolucionario y politico al arte. En mucha medida lo han logrado con el "mainstream" (aun las supuestas peliculas mas 'subversivas' de Hollywood tienden a partir de la 'incuestionable' supremacia estadounidense) pero por eso ha aumentado la importancia de fuentes de expresion que rieguen la voz de esos productos independientes que todavia se producen y que mantienen estos elementos subversivos. Sin dejar de ser modesto, me gustaria pensar que esa es una de las funciones de este blog: problematizar el mundo del cine que monopoliza a Puerto Rico y traer ejemplos de otras obras de arte cinematograficas que, a su vez, problematizan, nos enfrentan a las sutilezas y nos ayudan a contextualizar.

Muchas gracias por comentar!