7 de marzo de 2008

Jóvenes mexicanos secuestran mafioso por error

Título: Matando Cabos (2004)
País: México
Lenguaje: Español
Género: Comedia “Negra”
Ocasión: Cuando sólo busca entretenerse entre adultos
¿Dónde se consigue?* – Blockbuster “Festival de cine internacional”, Amazon Marketplace, Netflix

Resumen

Una comedia de enredos que comienza cuando Jaque y su amigo Mudo secuestran, sin querer, a un mafioso que está inconsciente. La película sigue la trayectoria de estos dos amigos mientras éstos tratan de devolver a Oscar Cabos (el mafioso) sin que nadie se dé cuenta y todos los obstáculos que esto supone.

Reseña

Matando cabos es un filme muy gracioso que basa su comedia en los enredos. El estilo narrativo de la película está muy logrado pues todos los enredos están bien planificados y no quedan “cabos” sueltos. El uso de los “flashbacks” va revelando, lentamente, las piezas del acertijo. En algunas ocasiones, también, el “flashback” le añade elementos cómicos, como la historia del ex – luchador profesional “Mascarita”.

Richard Nielsen, crítico de cine del Arizona Republic, describe Matando cabos como parte del género “pulp” al que pertenecen las películas de Quentin Tarantino, Robert Rodríguez o Frank Miller. Con esto lo que quiere decir es que se hace comedia de una película que, en el fondo, es una historia violenta de asesinos. Este es, quizás, uno de los mayores aciertos de la película. Aunque es muy violenta (hay escenas de pelas, tiros y hasta dedos cortados), el filme nunca adquiere un tono sombrío o solemne, sino todo lo contrario.

El lenguaje de Matando cabos, por otro lado, es uno de los elementos que logra que la violencia pase a un plano secundario. Las conversaciones son rápidas, chisposas y llenas de malas palabras en los momentos más inesperados. De hecho, si le molesta el lenguaje soez en el cine, esta no es la película para usted porque creo que ni Superbad logra el promedio de “groserías” (como dicen mis amig@s mexican@s) que alcanza Matando cabos.

Aparte de la comedia, el filme en sí es muy entretenido. Los enredos mantienen a uno en suspenso y tratando de adivinar cómo, finalmente, se van a resolver. Por demás, para aquell@s de ustedes que están acostumbrados a las persecuciones de carros en sus películas de acción, Matando cabos tiene dos muy buenas: una es con una guagua de la transportación pública y otra es en el parking multipisos de un estadio de fútbol.

En fin, Matando cabos es una película muy entretenida que no tiene pretensiones de ser nada más que eso. Es buena para reírse un rato en la compañía de buenas amistades un viernes cualquiera (como hoy).

Cortos




* Parte del propósito de este blog es compartir los lugares en donde se pueden conseguir las películas. Si usted sabe de un sitio en específico, por favor añádalo en la sección de comentarios. ¡¡Gracias!!


Tags de

1 comentario:

sofia martínez dijo...

Humor negro bien desarrollado, una película que de cierta forma ha sido un poco chusca, me sorprende la juventud de Tony Dalton, se ve muy joven. Lo que me lleva a decir que tal vez no sea una gran historia pero el elenco está de 10.